¿Existen los vinos veganos?

Si, aunque para mucho es curioso que una bebida cuyo origen son las uvas pueda no serlo. Veamos qué requisitos necesita cumplir un vino para ser apto vegano.

Compartir la nota

Por estos días, el veganismo está en boca de todos, ya sea por las protestas y declaraciones de los más fundamentalistas o por tratarse de una costumbre que crece a paso firme a nivel global y que ya se filtró en el mundo del vino.

 

Entonces, ¿existen vinos veganos? La respuesta es sí, pero antes entendamos que es el veganismo. Los veganos son quienes llevan adelante una filosofía de vida que evita el consumo de cualquier producto de origen animal. Es decir, evitan la comercialización y explotación de derivados de origen animal ya sean alimentos, vestimenta e incluso el trabajo animal. Por lo tanto, no consumirán ningún producto en el que estuviese relacionado un animal durante cualquier instancia del proceso. De todos modos, sus posturas van más allá y promueven un estilo de vida sustentable con el medioambiente.

 

Más de uno ya se estará preguntando que problema podrían tener con el vino, a fin de cuentas es elaborado con uvas. Bien, la cuestión no pasa por el origen del vino sino por los procesos e insumos o prácticas llevan adelante las bodegas para la obtención final.

 

El caso más reconocido y tradicional es la clarificación que muchas bodegas realizan con clara de huevo, caseína o bien gelatina de pescado, dos componentes que no modifica al vino pero ayudan a limpiarlo de partículas que no deben llegar a la botella. Siendo dos productos de origen animal no son aptos para el veganismo. Pero si serán aptos los vinos elaborados por productores que cambian estos insumos por bentonita, carbón activado o filtros.

Aunque muchos productores prefieren aclarar cuando sus vinos no son clarificados ni filtrados para demostrar que no utilizaron agentes clarificantes no aptos para los veganos.

Contraetiqueta de un vino de Sudáfrica con la leyenda que lo identifica como apto vegano.

Las levaduras utilizadas para la fermentación también están bajo la lupa de los veganos ya que algunas provienen de organismos genéticamente manipulados siendo los vinos fermentados con levaduras nativas la solución.

 

Otro aspecto que se observa es el uso de animales en las fincas y viñedos ya sea para el arado o la producción de guano para fertilizar naturalmente la tierra.

 

Por lo tanto, se considera “vino vegano” a aquellos que se producen evitando los insumos y practicas mencionadas y aunque no hay una certificación oficial que los respalde, los productores pueden mencionar en sus etiquetas cuando sus vinos son apto veganos.