Botellas Magnum, divino tesoro

No caben dudas que en el mundo del vino el tamaño es clave. Enterate por que un vino se pone mejor si el envase es más grande.

Compartir la nota

Detrás del tamaño convencional de las botellas de vino existen un montón de hipótesis. Hay quienes dicen que se impusieron las de 750 ml porque esta es la capacidad pulmonar de un ser humano y si tenemos en cuenta que las primeras botellas de vino eran sopladas esto toma sentido. Pero también dicen que se trata de una unidad comercial a partir de las barricas de 225 litros que eran el modo en que el vino se transportaba en el siglo XIV. De estos barriles se podían llenar 300 botellas de 750 ml y así era más simple la comercialización.

 

Pero independientemente de eso, existen numerosos formatos y tamaños de botellas, entre estos el Magnum con 1,5 litros de vino, uno de los más preciados por los consumidores expertos.

 

Resulta que estos botellones son muchas veces piezas difíciles de encontrar que entusiasman a los coleccionistas pero además, aseguran mejores condiciones de guarda para el vino.

 

Motivos técnicos

 

Al explicarlo técnicamente hay que recurrir a la ciencia y si bien no es nuestra voluntad complicarlo, nos enfocaremos en por qué una botella Magnum es muchas veces más conveniente que una regular.

 

En primer lugar, debemos destacar que un botellón Magnum ayuda que el vino desarrolle una mejor evolución en el tiempo. La cuestión es, en principio, simple. Al existir un mayor volumen el vino está mejor protegido de cualquier alteración o cambio de temperatura.

 

Por otro lado los riesgos que puede suponer la microoxigenación que se da por los poros del corcho también es proporcionalmente menor ante el doble de contenido. El diámetro del pico de la botella al igual que el del tapón es similar al de una botella de 750 y el impacto de la microoxigenación también para el doble de capacidad.

 

Esto colabora a una evolución paulatina, más lenta y equilibrada si la botella descansa en buenas condiciones de guarda. Y esta dinámica de envejecimiento será siempre mejor a mayor tamaño de la botella. No olvidemos que existen botellones de hasta 27 litros.

 

 

Está claro que descorchar estas botellas no solo demanda de una ocasión especial y de un mayor numero de copas sino también se recomienda decantarlas, más aun si se las añeja por varios años.

 

Verdaderas razones

 

Hasta aquí lo técnico, ahora entendamos por qué son tan demandadas las botellas Magnum.

 

No cualquier vino se destina a estas botellas, por lo general las bodegas las usan para sus íconos o etiquetas de alta gama.

 

De modo que la escasez es otro buen motivo para guardarlas. Un botellón magnum suele tener un valor más conveniente a la hora de salir al mercado mientras que con los años este valor aumenta más que el de una botella regular. Nunca una bodega destina a los formatos especiales más del 10% de una partida.

 

Ya sabemos que el vino evolucionará mejor pero además una botella de este porte siempre luce mucho mejor en la mesa cuando tenemos visitas y sin dudas sorprenderá a muchos. Pero también es bueno considerarlas cuando se trata de una reunión numerosa ya que no es necesario ir a buscar una segunda botella, algo que también aplica en los restaurantes.

 

A la hora de pensar en un obsequio o quedar bien con alguien un botellón es una opción extraordinaria ya que no cualquiera anda regalando vinos de estas características.

 

¿Solo tintos?

 

No, las botellas magnum y más grandes aun son usadas para todos los tipos de vinos, es decir, blancos, rosados, espumosos y hasta los dulces evolucionan mejor en botellones. Lógicamente demandan un cuidado mayor a la hora de resguardarlas de la luz y pensar bien el momento para abrirlas.

 

Una sugerencia a la hora de abrir los botellones es tener a mano al menos un decanter para facilitar el servicio aunque en el caso de las Magnum, manipularlas no es tan complicado.

 

RECORDÁ QUE SI SOS SOCIO BONVIVIR PODÉS ACCEDER ACÁ A LA PREVENTA EXCLUSIVA DE NUESTRO PRIMER VINO EN FORMATO MAGNUM QUE ELABORAMOS JUNTO A DURIGUTTI CON MOTIVO DE NUESTROS 10 AÑOS.