Viña Las Perdices

Tipo de uva

Malbec, Petit Verdot, Cabernet Franc, Cabernet Sauvignon, Pinot Noir, Chardonnay

Fecha de fundación

2004

Región

Agrelo, Luján de Cuyo. Mendoza.
Compartir la nota

Cuando Don Juan Muñoz López llegó a estas tierras para cultivar sus vides y producir su propio vino, se asombró de la cantidad de perdices que andaban por los alrededores.

 

PASIÓN FAMILIAR POR HACER GRANDES VINOS

Un buen día, mientras caminaba entre la jarilla sorprendió dormida a una de ellas, pero ésta al oírlo alzó vuelo rápidamente. Un vecino del lugar le comentó que estas aves de hermosos plumajes eran viejas habitantes de la zona y que solían verse en grupos de tres.

 

Con el correr de los días ellas se transformaron en simpáticas compañeras de sus largas jornadas de trabajo.
Fue entonces que decidió nombrar su bodega “Viña Las Perdices”.

 

Viña Las Perdices es un emprendimiento familiar desarrollado por Juan Muñoz López, su esposa Rosario y sus hijos: Nicolás, Estela y Carlos. La pasión por el terruño, la actividad vitivinícola y el desafío de la crianza de vinos finos de viñedos propios los animó a emprender este camino.

 

En su filosofía, Viña Las Perdices fusiona la meticulosa mano del hombre encargada del especial cuidado de la uva, con la elaboración de vinos finos de alta calidad, priorizando el respeto por el medio ambiente.
La combinación de la más alta tecnología con los procesos de elaboración, constituyen los ingredientes de la receta que la Familia Muñoz López utiliza para producir artesanalmente sus vinos.

 

Los comienzos
De tradición agricultora, la familia Muñoz López llegó a la Argentina en el año 1952 desde su Andalucía natal, en el sur de España, en busca de nuevos horizontes. Se instalaron en Mendoza y a partir del año 1958 comenzaron con el cultivo de vides.
Durante los primeros 20 años se dedicaron a comercializar uvas. En el año 1977 se construyó la primer bodega y desde entonces – y hasta el año 2003 – se elaboró ininterrumpidamente vinos de los viñedos propios en Agrelo que se comercializaban a granel, sin una marca propia.

 

El Nacimiento
Fue en el año 2004 que la pasión por el vino de la familia Muñoz López se concretó en un nuevo emprendimiento y se construyó Viña Las Perdices en la finca de Agrelo. Los primeros vinos comenzaron a comercializarse a mediados de 2006.

 

Viña Las Perdices está ubicada en el pedemonte de la Cordillera de Los Andes a 1030 msnm, en Agrelo, Luján de Cuyo, primera zona de Denominación de Origen Controlada. Actualmente, la finca de Agrelo cuenta con más de 60 hectáreas de viñedos que incluyen viñas de más de 30 años e implantaciones nuevas a partir de 1999. Además de los viñedos de Agrelo, la bodega tiene una segunda propiedad ubicada en la zona vitivinícola de Barrancas, en el Departamento de Maipú, donde se encuentran las hectáreas que completan el total de la tierra cultivada por la familia. Son más de 80 hectáreas de viñedos propios, con más de 12 variedades diferentes entre blancas y tintas, que permite ofrecer un abanico de productos poco común en bodegas familiares.

 

El estilo arquitectónico de Viña Las Perdices es propio de las tradicionales bodegas mendocinas de principios del siglo XX. De ladrillo a la vista y techo a dos aguas, con líneas de movimientos en ambos frentes, que convierten al edificio en un lugar cálido y atractivo, en el que se priorizó una alta funcionalidad en toda su distribución, combinando alta tecnología y maquinaria de última generación.

 

La Tecnología
Viña Las Perdices posee actualmente una capacidad de 1.000.000 litros en vasijas de acero inoxidable, de diferentes capacidades, de manera de optimizar los procesos y distribuir criteriosamente los mejores productos. El volumen mencionado se encuentra distribuido en 40 tanques de: 600, 250, 120, 80, 60 y 30 Hl.
La bodega dispone de un sector aislado que garantiza un perfecto control de la temperatura y humedad ambiente. En él se disponen más de 100 barricas nuevas de roble francés y americano.
Para la recepción y molienda se dispone de plataformas y tarimas de acero inoxidable, cinta de selección, moledora y bomba a tornillo.

 

El equipo de refrigeración principal tiene una capacidad de 80.000 frigorías/hora. El establecimiento prioriza la calidad del producto desde su inicio, por ello adopta la molienda de las uvas preenfriadas. Para ello dispone de cuatro equipos de frío auxiliares para realizar estos procesos. También se dispone de un equipo generador de agua caliente para responder a demandas puntuales. La totalidad de los tanques se encuentran conectados a los circuitos de frío-calor de manera que cada uno independientemente puede disponer de uno u otro sistema.

 

Para completar el proceso se dispone de una prensa neumática de 80 HL, de una prensa auxiliar hidráulica y dos jaulas íntegramente de acero inoxidable y diversas cintas transportadoras.

 

 

HUELLAS

La vitivinicultura argentina está marcada por las historias de inmigrantes europeos que llegaron a estas latitudes y dejaron para siempre su huella en la cultura de esta parte de Sudamérica. Nuestra historia tiene ese mismo origen y un final que se escribe cada vez que alguien bebe alguno de nuestros vinos.

Nuestro padre, Juan, llegó de Andalucía a principios de los años 50 para desarrollar en Mendoza el cultivo de la vid. De él aprendimos que el trabajo está siempre por sobre el reconocimiento, que la tierra marca el compás de la labranza y que la austeridad es la máxima virtud. Fue en 2004 cuando junto a mi hermano Nicolás decidimos dar un paso más y construir una bodega en donde elaborar vinos de alta calidad, con una gran fascinación por la innovación. En abril de ese año fundamos Las Perdices en el corazón de nuestro viñedo en Agrelo, aquel en donde crecimos y aprendimos a hacer vino desde que tenemos memoria.

Vivimos en un reino que se compone de vides, familia y trabajo. Un amado territorio habitado también por las perdices que inspiraron nuestro nombre. Como nosotros, éstas son aves que se arraigan a climas secos y pedregosos. Como nosotros, las perdices no migran sino que eligen su casa y a base de esfuerzo la hacen su hogar. Todo lo que aprendimos durante una vida en la viña concluye no sólo en nuestros vinos, sino en aquellos que los beben y nos dejan acercarles parte de nuestra historia.

JUAN CARLOS MUÑOZ

 

Sitio Web:www.lasperdices.com

Facebook: www.facebook.com/lasperdices



Línea de productos