Bodegas Krontiras

Tipo de uva

Fecha de fundación

Región

Compartir la nota

Bodegas Krontiras es un proyecto que ha dado sus primeros pasitos allí por el año 2004.

 

Fue conociendo la belleza que brinda la naturaleza y cuánto se puede obtener de ella, respetándose, cuidandola y por sobre todo acompañándola.
Entre sorpresas y deseos surge la posibilidad de iniciar un camino de mucho esfuerzo, cautela y paciencia.
Enfocados en el detalle, en la minuciosa búsqueda de aliarse a la perfección de la naturaleza, donde el equilibrio, producto de las irregularidades subsanadas por la pureza natural permite la expresión del profundo ser, un ser que nace y crece: Bodegas Krontiras.

 

La visión de un apasionado y enamorado del Malbec, logró expresar su eterno sentimiento uniendo el deleite de la añorada bebida y su amada compañera, “Doña Silvina” Malbec.

 

Con la correcta y pasiva dirección en el hacer de una figura que representa el alma griega aplicando la sabiduría en tierras argentinas, su enólogo Panos Zoumboulis.

 

Emplazado naturalmente, dicho proyecto, en condiciones puras y vírgenes como tierras de dios, ofrendadas a las manos del buen saber. Afortunadas en su progreso, la expresión única del terroir brinda la excepcional vivencia de conectar el placer, la pureza y la elegancia distinguida del vino con nuestro paladar, rechinando en la memoria infinidad de sensaciones inolvidables.

 

Para más datos…

Constantino Krontiras de origen griego, casado con Silvina, argentina.

 

Desde su pasión y conocimiento de vinos y luego de conocer el paraíso que representa Mendoza en el mundo del vino, comenzó a materializarse el proyecto de iniciar la elaboración y comercialización de Vinos Argentinos.

 

Para el proyecto, Constantino convocó a su amigo y reconocido enólogo griego Panos Zouboulis, quien obtuvo su diploma en Bordeaux y cuenta con más de 25 años de experiencia en el viejo mundo.

 

La bodega concebida 100% para operar ecológicamente y por gravedad, cumple con el precepto de respetar la naturaleza desde los viñedos hasta el producto final, mediante un proceso orgánico y biodinámico.

 

La fincas se encuentran en Luján de Cuyo con una antigüedad de más de 80 años y en Maipú, con tierras más jóvenes.

 

Ambas bajo los requerimientos orgánicos y biodinámicos que alcanzan altísimos estándares de calidad sostenidos en el tiempo, gracias a la convivencia en armonía con el medio ambiente.

 

La arquitectura moderna de la bodega y el entorno de antiguas viñas contrastan celebrando la unión del origen clásico y el paraíso natural mendocino.

 

Para llevar a cabo los procesos se responde a la certificación orgánica de bodega por Argencert y la certificación biodinámica de manejo de viñedos por Demeter.



Línea de productos