Finca La Luz

Tipo de uva

Fecha de fundación

Región

Compartir la nota

En el afamado Valle de Uco, en la provincia de Mendoza, República Argentina, nació en el 2003 Finca La Luz S.A. Bodega y Viñedos.
Al buscar una finca con bodega en Mendoza, un prestigioso bodeguero y “flywinemaker” les indicó que de ser viña y poder elegir un lugar donde nacer y crecer lo haría en el Valle de Uco por su suelo, su clima y su agua.

 

Hacia allá viajaron, al lugar elegido por las más importantes bodegas nacionales e internacionales para elaborar los grandes vinos del nuevo mundo.

 

Los pasos los llevaron a ciudades fundadas en el siglo XVII y a recorrer las tierras de la antigua Estancia de Jesús.
Su topografía inconfundible les reveló que en ese valle se habían alojado durante miles de años majestuosos glaciares.
La mirada eterna del Tupungato les abrió la tranquera de lo que hoy es su “terroir”: un pentágono asimétrico entre las calles La Luz y Armani con suelos franco arenosos y gran drenaje hacia el sudeste.

 

Tres callejones de servidumbre lo comunican con las vías nombradas y completan la geometría vinícola.
Finca La Luz presenta hoy sus vinos. Con la fuerza de su juventud, los sueños de las grandes bodegas y la utopía de querer hacer los mejores vinos argentinos.

 

Dónde está:
La bodega y sus 60 hectáreas de superficie cultivada están ubicadas en el Valle de Uco, Villa Seca a 1020 metros de altura a los pies de la Cordillera de los Andes, a 18 km. al oeste de la ciudad de Tunuyán y a 80 de Mendoza Capital, en la República Argentina.
Este valle privilegiado para la elaboración de uvas y vinos de altísima calidad, es considerado la mejor zona vinícola de la Argentina.
Es este el lugar donde se han instalado las más famosas bodegas argentinas y extranjeras en los últimos 10 años. Asimismo es el sitio elegido por los grandes inversionistas sudamericanos, franceses, italianos, españoles, holandeses y norteamericanos para sus proyectos de largo plazo.

 

Viñedos:
No era tierra virgen, fue el sitio donde un visionario italiano implantó viñas hace más de 40 años. Es un suelo arenoso, muy profundo con gran drenaje.
El proceso de cuidar las viñas con el fin de tener los mejores granos comenzó el primer día que se hicieron cargo de la finca.
Antiguos parrales y bajos espalderos reconvertidos a la nueva tecnología con el asesoramiento de expertos y el trabajo fecundo del hombre de la tierra.
Sabían que para elaborar vinos “premium” era necesario partir de uvas de calidad superlativa.

 

Estudiaron al detalle sus características y potenciaron sus virtudes.
Se incorporó bajo el principio de la escasez, agua de deshielo de la infinita Cordillera de los Andes. Supliendo así los mezquinos 200 mm. anuales en promedio de lluvia que brinda las condiciones obligadas de los grandes vinos.
La selección de la uva es rigurosa. Selección manual de racimos, descobajado, selección manual de bayas, prensado.
Cuidadoso transporte del mosto hasta las vasijas de vinificación y descube gravitacional.
Son 60 hectáreas con cuadros del mejor malbec, merlot, cabernet sauvignon, petit verdot, tempranillo, sangiovese y syrah.
Su rendimiento es de no más de 6.000 kilos la hectárea.

 

Bodega:
De altos techos que permiten proteger los vinos del intenso calor del verano de Mendoza, tiene una capacidad de más de 1.8 millones de litros de vino.
Construida al pie de la Cordillera de Los Andes, de hormigón en tres plantas durante 1969, fue totalmente refaccionada entre el 2003 y 2004 con la mejor tecnología del siglo XXI. Se achicaron los piletones transformándolos en pequeñas piletas. Se introdujo acero inoxidable y se instaló un sistema de temperatura controlada en todas ellas para asegurar la elaboración de grandes vinos.
Estas modificaciones tecnológicas la ubican en un lugar destacado entre las grandes bodegas de Mendoza.
Una cava con capacidad para 150.000 litros en barricas de roble francés, americano y de Europa del Este cobijan sus tesoros.

 

Los vinos:
Un gran vino nace en el viñedo y se lo cría en la bodega mediante una infinita sumatoria de detalles.
Están convencidos de que sólo es posible evolucionar partiendo de las tradiciones e incorporando conocimiento para elaborar vinos que sintonizan con nuestros tiempos.
Su meta: elaborar, a partir de nuestros viñedos, los mejores vinos para un mercado interno y externo cada vez más competitivo y exigente.

 

Bajo este concepto presentan los vinos de Finca la Luz:

Callejón del Crimen.
Finca La Luz.



Línea de productos